Perdón

Perdón.

¡De pie!, todos los que cargamos
Con la pena y vergüenza de ser hombres.
Y la frente en alto, los que creemos
Que debemos pedir perdón a las mujeres.

Mujer, tus lágrimas no se seguirán
derramando cruel y vanamente.
Tus manos ahora se encargarán
de darle amor al mundo intensamente.  

Cuando te regalen una rosa u otra flor
no la mires a ella, pues es igual a ti;
mira al que te da esa cosa de rojo color,
mira si hay honestidad en esos ojos apuntando a ti.

Los hombres, grandes huellas han dejado
pero son ustedes las que han resistido,
las que valientemente se han liberado
del espíritu machista, que hoy es tan odiado.

Yo te quiero ver cada día luchando
y te quiero ver libre viviendo y caminando;
tanto, que los pájaros que pasen volando
se enamoren y se queden admirando.

Mujer, cuando termines este poema de leer
recuerda que aun existimos hombres
queriendo dejar de creer
que hay algo más valioso que ustedes.

Feliz día, feliz año, feliz vida.
Gracias por ser, por existir.
Los hombres, hoy, les pedimos perdón.

 8 de Marzo – Andrés C.