Agua salada

Agua salada

 

Pesan y valen más las lágrimas derramadas de una mujer que toda el agua del mar, aquellas gotas saladas que recorren un rostro femenino lentamente, y luego cuando están al borde de éste,  caen profusamente, una a otra, para terminar impactando el suelo y siendo evaporadas por el tiempo, pero nunca olvidadas por el corazón.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: